martes, 24 de abril de 2012

RD enfrenta denuncia del sacerdote Hartley



La República Dominicana inició  ayer el proceso de defensa en torno a la campaña de descrédito que lleva a cabo el sacerdote español Chistopher Hartley con la finalidad de “denigrar y empequeñecer al país”.
La defensa se produjo ante una comisión  del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, el  embajador norteamericano en el país,  Raúl Humberto Yzaguirre, y otros funcionarios que visitaron ayer  al canciller  dominicano, Carlos Morales Troncoso.
El funcionario estuvo acompañado de los viceministros de Relaciones Exteriores, José Manuel Trullols, Rosario Graciano y Miguel Pichardo, así como de  funcionarios del Ministerio de Trabajo de República Dominicana.
Antes de la reunión en la Cancillería, el embajador Yzaguirre dijo a los periodistas que no cree que esa denuncia tenga consecuencias para el país. Explicó que esta reunión es el primer paso para las conversaciones que en ese sentido sostendrán los gobiernos de Estados Unidos y República Dominicana.
“Es cierto que existe un proceso, y estamos en el primer nivel, pero no es de gran importancia. Estamos aclarando la situación y esperamos algo fructífero y beneficioso para los trabajadores y  para las relaciones de ambos países”, dijo el diplomático en una breve declaración a la prensa.
El funcionario insistió en que no hay ninguna razón para esperar algo negativo.Mientras, el ministro  Morales Troncoso afirmó  que no imagina a ningún país amigo sumarse a la campaña de descrédito que lleva a cabo el sacerdote  Hartley.
El sacerdote  presentó un sometimiento ante el Departamento de Trabajo de Estados Unidos por alegado incumplimiento del gobierno dominicano en la implementación de las leyes laborales en las plantaciones de caña de azúcar, según estipula el capítulo 16 del Tratado de Libre Comercio DR-CAFTA.
“Los avances en la mejoría en las condiciones laborales en la industria azucarera están a la vista, salvo la del sacerdote español”, declaró el canciller Morales Troncoso, tras indicar que “es de todos conocida la animosidad del padre Hartley contra República Dominicana, sobre todo después de las circunstancias en que se vio precisado a abandonar su ministerio y las contradicciones con la jerarquía eclesiástica”.
Anoche, el Departamento de Trabajo de Estados Unidos emitió una nota en la que indica que la revisión de la solicitud pública del padre Hartley indica una determinación en cuanto a la validez o exactitud de las alegaciones contenidas en esta. “De acuerdo con las directrices de procedimiento, la OTLA tomará 180 días para revisar e informar públicamente sobre las cuestiones planteadas en la comunicación del Padre Hartley”, agrega.
El proceso de revisión para evaluar si las acciones del país son incompatibles con las obligaciones establecidas en el capítulo laboral del Tratado de Libre Comercio se llevan a consulta junto con la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos y el Departamento de Estado de los Estados Unidos. La delegación trabaja en colaboración con el gobierno  dominicano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario